Nazinieves y los Pobres enanitos

Los Ovitz: los siete enanos llevados a Auschwitz para experimentar con ellos

Encerrados en el campo de concentración fueron sometidos a terribles torturas por el médico Josef Mengele, el ángel de la muerte.

Esta es la familia, 10 hermanos, vaya rab… gastaba el rabino

Shimson Eizik Ovitz, era un artista y rabino judío, originario de Transilvania, que en sus dos matrimonios trajo al mundo 10 hijos, 7 de los cuales nacieron afectados de acondroplasia. Eran enanos.

Decidieron aprovechar su baja estatura y fundaron “La Lilliput Troupe”, donde cantaban y se acompañaban con pequeños instrumentos.

El 15 de Mayo de 1944, la suerte terminó. Los doce miembros de la familia fueron detenidos en Hungría y deportados a Auschwitz.

EN MANOS DE MENGELE​

Los Ovitz comenzaron su calvario y los recibió el peor carcelero de la historia: el médico alemán, Josef Mengele, separó a los Ovitz del resto de los internados. Quería experimentar con ellos. Los hizo vivir en un galpón aparte y no les dio el uniforme del campo de concentración. Cuando los vio, dijo: “Tengo trabajo para los próximos 20 años”.

Les extrajo líquido raquídeo, les quitó dientes sin ningún tipo de anestesia y los sometió a todo tipo de torturas y vejaciones.

También los desnudaba y los hacía desfilar ante altos cargos nazis. Y rodó un pequeño filme que le envió al propio Adolf Hitler, sabedor que el Führer amaba dibujar personajes de Disney, especialmente los 7 enanitos, en el film, la familia Ovitz cantaba canciones alemanas.

Escribió Elizabeth, una de los 7 Ovitz con enanismo, para entender lo que sufrieron: «lo peor eran los experimentos ginecológicos. Nos ataban a la cama y nos inyectaban cosas en el útero, nos extraían sangre y nos hurgaban, nos agujereaban. El dolor era insoportable.

Los Ovitz sufrieron siete meses de suplicios hasta que Auschwitz fue liberado el 27 de Enero de 1945.

EL FINAL DE LOS OVITZ

Los soviéticos los liberaron y los Ovitz tardaron siete meses caminando para llegar hasta su pueblo, pero su hogar ya no existía. Solo encontraron ruinas.

Entonces se trasladaron a Sighet, en Rumania, y luego a Bélgica. En mayo de 1949 emigraron a Israel, donde actuaron en grandes teatros.

El joputa este, se le ve feliz, disfrutando de lo suyo

El último de los siete enanos Ovitz que murió fue Perla Ovitz, en 2001. Cuando le preguntaron qué haría si Mengele fuera atrapado, contestó: “Si los jueces me preguntaran si debería ser ahorcado, les diría que lo dejaran ir. Fuimos salvados por la gracia de ese  diablo; Dios le dará a Mengele lo que le corresponda”.

Las fechas de sus muertes

Pues al final fueron felices, Nazinieves murió de un yuyu raro de esos del Mosad.