¿Mala suerte? fregando mete fuego, fijo.

Mavi García, arrollada por su propio coche de equipo.

Después de pinchar dos veces y tirar a una rival sin querer en el cambio de bicicleta, la española cayó al suelo tras chocar con el coche de su equipo.